Nosotros le proporcionamos un apoyo personalizado para una nueva vida.

Dejar de fumar es una decisión sana, al intentarlo creemos que le preocupa su salud, nosotros le mostraremos como puede disfrutar de un mañana más sano.

A día de hoy el tabaco es una de las causas de muerte más frecuente en la población, por ello, para todos aquellos que estén planteándose dejar de fumar, os dejamos algunos trucos que os pueden ayudar a conseguirlo.

Como todos sabemos, dejar de fumar no es fácil, por ello, antes de empezar a poner en práctica estos trucos, debes coger fuerzas y creer en ti mismo para lograrlo.

Existe tratamiento farmacológico para el tratamiento del tabaquismo, siendo el fármaco de primera elección la vareniclina, porque actúa como agonista/antagonista parcial con afinidad y selectividad sobre los mismos receptores que la nicotina. Esto ayuda al paciente a dejar de fumar reduciendo los síntomas de abstinencia y la satisfacción por fumar.

Si quieres dejar de fumar y no te basta con tu fuerza de voluntad, pregúntale al médico por la vareniclina y ven a la farmacia donde nosotras te proporcionaremos un apoyo personalizado y resolveremos todas tus dudas y preocupaciones.

Ánimo, cada día que superes sin fumar, habrás logrado una batalla importante.

TRUCOS

  • Tomar conciencia para un cambio de actitud. Si deseas dejar el tabaco lo primero es concienciarse del perjuicio que con lleva el tabaco. Esta concienciación servirá para fortalecer la fuerza de voluntad que vas a necesitar para llevar tu misión a cabo. Por ello, es recomendable, hacer una lista con las razones a favor y en contra del tabaco y repasársela diariamente.
  • Algunas de las razones en contra que puedes añadir a tu lista son:
    • No produce ningún beneficio.
    • Lesiona los bronquios: los irrita e inflama, lo que provoca tos y flemas.
    • Daña los pulmones: impidiendo que funcionen bien y facilita la aparición de CÁNCER.
    • Perjudica al corazón: predispone a sufrir un ataque cardiaco (infarto).
    • Daña las arterias: facilita que se obstruyan y que se entorpezca la circulación.
    • Lesiona la garganta.
    • No solamente afecta al fumador, sino también al que, sin ser fumador, inhala el humo que despide el cigarro.
    • Perjudica al niño, inclusive antes de nacer, cuando la madre embarazada fuma.
    • Supone un gasto económico cada vez más elevado.
  • Ponte fechas y plazos.
  • Los tres primeros días son los más difíciles, por lo que es fundamental llevar en esta etapa una alimentación inteligente y equilibrada.
  • Ante el deseo de fumar, es bueno respirar profundamente, relajarse, beber muchos líquidos y mascar chicle.
  • Evita todas aquellas situaciones que te llevan a fumar con el fin de bajar los niveles de ansiedad como tomar café, té o alcohol.
  • Hacer ejercicio.
  • Beber dos o tres litros de agua al día